Ese chiste es algo que se oye con frecuencia en el mundo de la interpretación. Y el simple hecho de haberlo escrito me provoca una sonrisa… ;-)

Puede que no te lo parezca, pero para cualquier intérprete es un chiste. Y de los buenos. TODOS ensayamos ¡porque todos lo necesitamos! Y decir que alguien es valiente porque no ensaya, viene a ser lo mismo que decir que es idiota. Imagínate a alguien que fuese a una guerra desarmado, al grito de: ‘LLEVAR FUSIL ES DE COBARDES!!!’. Pues eso.

Dejando claro entonces que los intérpretes (actores, bailarines, músicos, cantantes, etc…) ensayamos… ¿Qué crees que voy a contarte sobre las Presentaciones?

¡Cooorrecto! ¡Gracias por tu respuesta!

(APLAUSOS)

 Las Presentaciones deberían ensayarse. Y digo deberían, porque no se ensayan, o se ensayan mal.

COBARDES Y EXPERTOS

He empezado con ese chiste, porque lo asocio a otro (que quizás te sonará más):

'No necesito ensayar porque soy un experto.'

Ya me disculparán los expertos del mundo, pero a mí esta frase me da risa. Siguiendo con el ejemplo anterior, eso es tanto como ir desarmado al campo de batalla al grito de ‘HE ESTADO EN MUCHAS GUERRAS!!!’. Por muchas guerras que hayas vivido, si no puedes defenderte acabarás igual de muerto.

Por mucho que conozcas el tema que vas a tratar, el ensayo es necesario. Y diría que los expertos lo necesitan más que nadie. (te recomiendo 3 artículos sobre el tema: primero, segundo y tercero)

Salir a un escenario sin ensayar es un suicidio para un actor… Y también lo es para un ponente.

Una Presentación en Público realmente efectiva no sólo necesita una buena estructura, y unos buenos visuales: necesita práctica. Y esa práctica son los ensayos.

Salir a un escenario sin ensayar SIEMPRE es un suicidio. O preguntadle a esta pequeñaja...

Salir a un escenario sin ensayar SIEMPRE es un suicidio. O preguntadle a esta pequeñaja...

El día D vas a estar nervioso. Muy nervioso, quizá. Y no va a ayudarte a estar más tranquilo saber que NUNCA has puesto en práctica la presentación, que NUNCA la has dicho en voz alta, que NUNCA has intentado explicársela a nadie. El éxito de la Presentación no sólo depende de su estructura: depende de tu efectividad a la hora de hacerla amena, atractiva y comprensible. Y si has preparado un buen contenido, una historia interesante, un viaje emocionante para ti y para tu audiencia… ¿Por qué dejas la forma en que vas a trasladar esas ideas en manos del azar, o de la inspiración del momento? Eso es lo que se consigue con los ensayos: practicar y perfeccionar la forma en que vas a compartir la Presentación con el público. Cómo remarcarás las ideas-clave, cómo contarás ese chiste del principio, cómo vas a explicar ese storytelling, la cita de Isaac Newton o la gráfica sobre la previsión de ingresos. Y es imprescindible que lo hagas, si quieres conectar con tu audiencia y sacarle todo el jugo a tu Presentación.

Insisto: si la Presentación es importante, si te la has currado, si estás convencido de que puede y de que va a funcionar no dejes la forma de exponerla en manos del azar. Practicar la forma de exponer tus ideas es hacerlas efectivas. Practicar tu comportamiento durante la Presentación significa mostrarte más seguro, profesional y convincente. 

Si Al Pacino ensaya, si Ussain Bolt y Leo Messi entrenan... ¿Por qué crees que tú no necesitas ensayar?

Ahora viene la pregunta del millón: ¿Sabes hacerlo? ¿Sabes sacarle partido a los ensayos? ¿Sabes cómo plantearlos? ¿Sabes qué objetivos debe cumplir un ensayo, y cómo conseguirlos?

¿Sabes que tienes un recurso ameno, útil y gratuito a tu alcance?

Solicitud Gratuita eBook

Comment