A todos los bloggers les pasa en un momento o en otro: publicar un post más personal. Que no trate tanto del tema del que habitualmente hablas, sino de personas y colaboradores que convierten el trabajo de escribir y difundir (a veces solitario, y poco agradecido) en un privilegio. Y si, hoy me ha llegado el día.

Como sabes, ayer presenté mi libro. En un sitio inmejorable, y con colaboradores de excepción. Este post es mi pequeño-gran homenaje a los que han hecho de la presentación de ayer un acto diferente y magnífico.

Primero, a la UOC. Como ayer mencioné en la presentación, publicar con ellos es un privilegio, porque la UOC es una garantía: una referencia. Y me parece una magnífica noticia que la aplicación de las técnicas teatrales a la comunicación en público tenga el ‘aval académico’ de una editorial de referencia. Tanto por mí, como por otros profesionales que apuestan por usar el teatro para mejorar otros muchos aspectos de nuestro día a día.

Segundo, al Museu d’Història de Catalunya. Un sitio perfecto, con una sala perfecta; un ambiente único, sugerente e inspirador en pleno centro de Barcelona. Quiero agradecerles las facilidades y el excelente trato que he recibido de ellos en todo momento.

Como no, a los colaboradores. Gente excepcional del mundo de la interpretación, la comunicación o el periodismo. Grandes comunicadores que nos grabaron sabios consejos para hablar en público, y que me los hicieron llegar con la mayor generosidad. Sergi Belbel, una referencia tanto en lo profesional como en lo personal. Elisenda Roca, excepcional con cada palabra. Lluís Pastor, revolucionario e inspirador. Jordi Basté, directo, espontáneo y brillante. Teresa Baró atenta y cómplice desde el primer momento. Toni Sevilla, compañero sin excusas. Miquel Sitjar, amigo de fatigas y de batallas. Jordi Cadellans, auténtico y generoso. Montse LLussà, que apostó por colaborar sin apenas conocernos. Genís Sinca, con el ‘savoir faire’ de los comunicadores natos. Roser Amills, poética y sin artificios. Y Oriol Cruz, sorprendente a cada minuto. Y como no, también a Cristina Brondo, aunque finalmente no pudiera ser...

A todos, y a cada uno, mil gracias.

Y por último, a mi compañero de fatigas comunicativas: Francesc Buxeda, de Sorolldefons. Si quieres existir, no dudes en llamarlo.

Hasta aquí el artículo de hoy. No hay mucho contenido sobre las presentaciones… O quizá sí. Quizá una gran lección, que podemos aplicar a las presentaciones en público, y a muchos otros aspectos de nuestra vida: ‘Para ser el mejor, rodéate de los mejores’.

Y sí: os tengo reservadas algunas sorpresas más relacionadas con la presentación del libro. Os adelanto la primera: ¡en julio habrá una nueva oportunidad para verla! Aunque eso sólo es el aperitivo... ;-)

Si quieres estar al día de todo lo relacionado con mi libro… ¡Atento a las redes y a los artículos del blog!  

'A más ver...'

Comment