Todos vendemos. En el trabajo, en casa o en nuestra vida social. La forma como nos ven (y la forma en la que nos mostramos) marca la diferencia. Si nos perciben bien, ‘compran’: nuestro producto, nuestra influencia, nuestra presencia…

De acuerdo, a lo mejor me he pasado con la entradilla. Pero, si lo piensas bien, no sólo compras cuando vas a una tienda. Las relaciones son también intercambios. No monetarios, por supuesto, pero sí compensaciones, reciprocidades e incluso trueques.

Pero vaya, no quería yo hablarte de eso. La parte que más me interesa es la del ‘multicanal’, que de eso voy a hablarte hoy. La semana pasada tuve la oportunidad de presentar mi libro en Girona; y no sólo de presentarlo, sino de hacer un completo ‘tour’ por diferentes medios de comunicación que se interesaron por entrevistarme. Ahora es cuando atas cabos, ¿verdad? Efectivamente, me pasé el día ‘vendiéndome’ en diferentes canales; y algunas de las conclusiones que saqué son las que voy a compartir contigo.

De hecho, y aunque no lo hayas pensado, tú también te mueves en el multicanal. Te relacionas por diferentes vías con personas distintas. A veces por mail, a veces por teléfono, a veces por Skype… y a veces ¡en una presentación en público! Como sabes, eso, en las relaciones profesionales, marca la diferencia.

¿Qué hacer para que esa venta multicanal funcione como quieres en todos los canales?

CLARIFICA EL MENSAJE

Click en la imagen para escuchar la entrevista en 'Fem Girona'

Click en la imagen para escuchar la entrevista en 'Fem Girona'

Fundamental desde cualquier punto de vista. Debes tener muy clara la idea nuclear que quieres trasladar. Cómo desarrollarla, cómo argumentarla, de dónde viene y hacia dónde va. Si hablas de un producto, es primordial que hables de la necesidad que cubre, de la solución que aporta –y, en consecuencia, también del problema que solventa-. Eso, en diferentes formatos: versión corta, versión larga, versión intermedia… Por eso necesitas un guion. Ni más ni menos. Y necesitarás algo de tiempo para prepararlo si quieres que cumpla sus objetivos.

AFINA LAS HERRAMIENTAS

Mi periplo en Girona duró 11h: 2 radios, 2 tvs y, por supuesto, la presentación en la librería (que a eso es a lo que fui).

En la comunicación personal (sea ante un auditorio de 800 personas, o sólo ante un presentador de tv) tus herramientas expresivas son las únicas con las que cuentas, así que son tan fundamentales como el guion. Siempre usarás las mismas, pero de modo diferente dependiendo del caso: en la radio, deberás poner tu atención en la voz; en una tv, tanto en la voz como en el cuerpo; y en una presentación en público también serán las dos, pero elevando considerablemente el volumen de ambas. Eso en el caso de la voz es muy evidente, pero en el caso del cuerpo es igualmente cierto (y no siempre lo tenemos en cuenta).

De forma que deberás poner también la atención no sólo en las ideas sino también en cómo las expresas, y en las herramientas que usarás en cada caso.

...Y ADÁPTATE!!!

Click en la imagen para ver la entrevista en Girona TV.

Click en la imagen para ver la entrevista en Girona TV.

Por último, ten en cuenta a tu interlocutor. Eso, en una entrevista en cualquier medio es obvio: el entrevistador pregunta, y tú respondes. Pero es igualmente cierto en una presentación en público, en una reunión de ventas o en una entrevista de trabajo (que es entrevista también).

Cada persona tiene una forma de expresarse, una forma de comunicar, una forma de escuchar… Y es importante que te adaptes en la medida de lo posible para hacer la comunicación más viable. En mi caso, cada periodista tenía su personalidad, su estilo, y por supuesto sus preguntas particulares. Eso hizo que también yo modulara mis intervenciones.

Sin olvidar la presentación del libro: ¡el público también es un interlocutor!

Algunos sonríen más, otros menos; algunos están más atentos, y otros menos; algunos participan más… y otros menos. Y todo eso también va a requerir tu atención, y que estés preparado para adaptarte a la situación.

Foto de portada by Arantza Rodríguez.

‘A más ver…’

4 Comments