6 claves para presentar un producto o servicio de la mano de una de las empresas más influyentes del mundo.

La semana pasada Apple estuvo de estreno. Y fue uno de los sonados: el Iphone X. ‘El futuro del smartphone’, según Tim Cook, el CEO de la compañía (por cierto: ¡casi un clon de Steve Jobs a la hora de de hablar en público!). Un producto que, 10 años después del primer Iphone, pretende volver a revolucionar el mundo de la tecnología.

Vamos a extraer los 6 principios básicos de esta presentación que más te ayudarán a presentar tus productos.

  •          1.- La emoción, vende: Una buena dosis de emoción inició el evento de Apple: el estreno del ‘Steve Jobs Theatre’, y un sentido homenaje con la voz de Jobs incluida. Y es que las emociones, venden. Conectar emocionalmente con la audiencia, vende. Si no me crees, fíjate en la publicidad. Los anuncios no apelan a tu intelecto: apelan a tu emoción. Si consigues conectar tu producto con una emoción y trasladarla adecuadamente a la audiencia, tienes media partida ganada.
  •          2.- El dinamismo, vende: El evento completo de Apple duró casi 2h. Pero las intervenciones de cada ponente no duraron más de 20mins. Tim Cook ejercía de maestro de ceremonias, e iba dando paso a distintos directivos: Angela Ahrendts, Eddy Cue, Phill Schieller y, cómo no, Craig Federighi (hay cierta polémica sobre si a Federighi le falló el faceID en la demo. Lo cierto es que quedó fatal. Más info aquí, y en el vídeo de abajo). Probablemente, tú vas a verte en una situación similar: una presentación de producto de, al menos, 1h30mins. Demasiado tiempo como para que un discurso continuado funcione. Así que fragmentalo. Introduce otros elementos que 'aireen' tu charla: vídeos, demos, dinámicas, historias… Una presentación dividida en bloques de contenido de 20mins o menos funcionará mucho mejor que una presentación continua de 1h30mins.
  •          3.- El diseño, vende: y las slides con textos interminables, no. Muy poco texto había en las imágenes que se proyectaron en ese evento: sólo imágenes, demos y vídeos fantásticos. En contadas ocasiones hubo alguna lista de características, y eso se hizo con toda la intención: de hecho, en la sesión se presentaron 3 Iphones: el Iphone 8, el 8plus y el Iphone X. Y con el objetivo de diferenciar uno de otro, las características de cada uno se proyectaron en pantalla. Si no es ése tu caso, huye de las listas de viñetas.
  •          4.- La intriga, vende: La estrella del ‘show’, como imaginarás, fue el Iphone X. Pero se presentó el teatro, el espacio (Apple Park), el nuevo Apple Watch, la nueva Apple TV y el Iphone 8 y 8plus. Es decir, 5 productos (sin mencionar la sede y el teatro). Y la intriga, la incógnita, las expectativas estaban en el Iphone X. Dos grandes lecciones:
  1. no pierdas oportunidad de hablar de otros productos aunque la presentación tenga otro protagonista,
  2. mantén la intriga hasta el final. Si es dinámica y emocionante, la gente tolerará los ‘teloneros’ hasta que aparezca el producto que han venido a ver.  
  •          5.- La emoción, vuelve a vender: Tim Cook cerró el evento e forma sobria pero muy efectiva:
  1. un resumen ejecutivo
  2. cita inspiradora de Steve Jobs (y apelación emocional al recuerdo)
  3. homenaje a la audiencia (‘Esto no sería posible sin vosotros’, y nueva conexión emocional)
  4. invitación a la ‘hands on area’ (‘¡salid a tocar el producto!’)
  5. Gracias.

5 puntos, 3mins. Y una incidencia especial en las emociones. Vuelve a conectar con ellas al final: ¡Nunca fallan!

  •          6.- Presentar, vende: como nos cuentan los amigos de Xataka al final de este vídeo, no hubo ninguna novedad en la presentación: todo ya se había comunicado (filtrado, rumoreado) antes. ¿Por qué entonces hacer una presentación? Porque una buena presentación vende. Los fans de Apple la estaban esperando ansiosos. Se han escrito centenares, probablemente miles de artículos como este sobre diferentes aspectos del evento. Y todo eso vende más. Y aunque tú no seas Apple, una buena presentación puede dar mucho que hablar. Primero, por la propia presentación: si es buena, venderá. Luego por las formas que tengas de compartirla (web, redes, resúmenes en youtube, usar fragmentos en otras presentaciones), y finalmente porque puedes reproducirla. Si tienes una buena presentación de producto, no te limites a hacerla una vez. Aprovecha todas las ocasiones para volver a repetirla. Con clientes potenciales o con desconocidos: si vendió la primera vez, seguro que venderá las siguientes.

'Emitiendo desde Broadway con Wall Street, el punto exacto donde se encuentran los mundos de la interpretación y de los negocios.'

Comment