#3afavor3encontra es un giro en este blog. Un análisis específico de determinados comunicadores. De personas (y personalidades) reales, experimentadas… y muy expuestas. El primer candidato era Donald Trump (pero por ahora va a seguir esperando turno).

A veces, pasan cosas. Te documentas, buscas, buceas en la red… Y pasan cosas. Sin duda, porque te documentas, buscas y buceas en la red a la caza de personas con las que tienes un vínculo. No personal, por supuesto (ya me gustaría en algunos casos), pero un vínculo al fin y al cabo: esos personajes han ido apareciendo en tu vida, en diferentes contextos y por diversos canales; y se han hecho presentes (incluso cercanos) aunque no los hayas visto nunca cara a cara. Pues bien, en el caso de hoy me han pasado cosas. Bastantes. He pasado del reconocimiento, a cierto grado de estupor y finalmente a la empatía. Y todo gracias a nuestra protagonista: Mercedes Milà.

Presentadora estrella de uno de los programas que más vergüenza ajena me ha provocado en sus ya ¡17 temporadas! Mujer culta e interesante, toda desparpajo y expresividad, que ha hecho las delicias de millones de telespectadores durante todo este tiempo... Y que ahora se ha retirado a las zonas marginales de la parrilla de TV para presentar un programa ¡sobre libros! ¿Ironías del destino? ¿Jugada maestra? ¿Complejo de Rey Midas? Sospecho que de todo un poco. Pero en todo caso me alegra que esta ‘fuerza de la naturaleza’ se esté dedicando al noble propósito de promover la lectura. Vamos con el análisis:

#3AFAVOR

  •          Estructura mental.- Culta, inteligente y periodista. Todo ello hace que Mercedes Milà tenga un discurso claro e interesante. Lo ameniza con historias, lo estructura con soltura, lo cuenta con interés, enfatiza los términos… Y todo eso hace que funcione. Toma nota: una estructura clara y sólida es el mejor favor que puedes hacerte a ti mismo (te será mucho más fácil hacer tu presentación sin tener que usar el PPT como ‘chuleta’) y a tu audiencia (siempre sabrán de lo que estás hablando, y por qué y cómo has llegado hasta ahí).
  •          Expresividad.- La expresividad de Milà se agradece. Es incluso refrescante en determinados momentos. Usa la voz de forma espontánea y vibrante, usa los gestos con soltura… Y todo ello hace que su estructura brille. Y es que, por si no lo sabías, una buena estructura no es suficiente: también debes usar tus recursos expresivos para servirla adecuadamente. Si no, por interesante que sea lo que cuentas, tu audiencia desconectará al minuto y medio.
  •          Compromiso.- Otro ‘must’ de los grandes: mojarse. Mercedes Milà cuenta las cosas con interés, con vitalidad y con pasión. Y esa es otra de las grandes claves para que tus ideas calen y seduzcan. Las emociones conectan con los demás, y cuanta más emoción logres transmitir, más persuasiva será tu forma de comunicarte con tu audiencia.

#3ENCONTRA

  •          Confundiendo roles.- Querida Mercedes, a veces confundes el rol: cuando te entrevistan, haces de periodista; cuando eres tú la periodista, expresas tus opiniones (enfrentándote incluso a la persona en cuestión). Y eso es algo que creo que podrías trabajarte un pelín más. Sin duda, tus opiniones son interesantes, pero ser un poco más consciente de tu rol en cada momento estoy convencido de que va a ayudarte a desempeñarlo mucho mejor (y también con todas las polémicas que levantas).
  •          Sobreactuación.- Pelín sobreactuadilla te veo, Merche. Que sí, que para presentar un programa durante tanto tiempo sin perder las ganas a veces hay que poner un poco de nuestra parte y cargar las tintas… Pero eso de la autenticidad es algo delicado. Un consejo: menos es más. Cuando una emoción no sea todo lo auténtica que debería, exprésala de forma más neutra (¿Nadie te había contado el truquillo?)
  •          Exhibicionismo.- Y no hablo de que enseñes la ropa interior, o que te despelotes en el ártico (aunque te invito a plantearte la necesidad de hacerlo, especialmente a tan bajas temperaturas). Me refiero a esa suerte de exhibicionismo emocional que tanto abunda en el medio y en la cadena en que tanto tiempo has estado. Que los invitados exploten emocionalmente, lloren, discutan o peleen no quiere decir que tú debas hacer lo mismo. Todo apunta a que en el programa de libros estos excesos van a pasar a la historia, pero he considerado mi deber recordártelo (por si las moscas).

Y hasta aquí, el análisis de mi estimada Mercedes Milà. Interesante, culta, capaz y vibrante periodista que aún puede dar muchísimo que hablar (en el mejor de los sentidos) en el terreno de las entrevistas televisivas y de la comunicación.

A más ver…

2 Comments