No era ni mi intención ni mi objetivo. Pero después de nuestro paso por el primer Salón del Cine y las Series de Barcelona la idea fundamental para hacer un buen ‘Elevator Pitch’ -click aquí si no conoces el término- se me apareció casi como una revelación.

Como suena: un ‘momentazo’ digno de una buena serie de ficción (¿cómo no, estando donde estaba?), aunque con resultados más que aplicables al mundo real.

LA CASTA SERIE

Dediqué buena parte del pasado año al rodaje de un proyecto tan extraño como ilusionante: ‘La Casta Serie’ (más información aquí). Con un proyecto así bajo el brazo, no podíamos faltar a la primera edición del ‘Salón del Cine y las Series’. Y allí nos plantamos, esperando captar el interés del mayor número de gente posible.

EL SALÓN DEL CINE Y LAS SERIES DE BCN

Un enorme recinto ferial, con miles de personas y estímulos a cada paso: soldados imperiales de ‘Star Wars’, colas inmensas para fotografiarse en el trono de ‘Juego de Tronos’, una escena en vivo de ‘El resplandor’… Todos los stands querían visitantes, así que nuestros ‘clientes potenciales’ se debatían entre el asombro, el estupor y (por qué no decirlo) el agobio. En ese contexto debíamos llamar su atención y alimentar sus ganas de:

  •  Ver la serie
  •  Participar en el crowdfunding (en este tipo de proyectos, el dinero nunca sobra)
Imagen promocional de la serie. Click para ir al trailer oficial.

Imagen promocional de la serie. Click para ir al trailer oficial.

Así que teníamos aproximadamente un minuto para conectar con ellos, explicarles la esencia del proyecto y llamarlos a la acción: casi la definición académica de un ‘Elevator Pitch’.

Y la revelación después de todos los que hice (y fueron unos cuantos) es:

UN ‘ELEVATOR PITCH’ NO DEBE PARECER UN ‘ELEVATOR PITCH’

Todos conocemos el concepto, y precisamente por eso cuanto más nos acerquemos a un acto vivo de comunicación y menos a un discurso pautado y encorsetado mucho mejor. Incluso cuando te exijan un ‘Elevator Pitch’: lo más importante no es seguir la norma, sino conectar con quien tienes delante. Y eso no pasa cuando te basas en estructuras predeterminadas y lo haces a un ritmo frenético (no sea que te pases del minuto). Sobre eso, 3 ideas:

  1.  Adapta el contenido.- Una vez tengas claras las ideas-clave, adáptalas a tu forma de ser. Es particularmente importante que te sientas cómodo con la sucesión de ideas que vas a compartir, que tengan sentido, que evolucionen de forma fluida y natural. En la feria, 7 personas estuvimos cumpliendo ese cometido: todos explicamos lo mismo, pero todos adaptamos la estructura según nuestro punto de vista.
  2.  Adáptate a tu interlocutor.- La gente no siempre está preparada/dispuesta/receptiva. Tú sí, pero ellos no. Es importante captar su atención sin apabullarlos. A veces nuestro ímpetu no ayuda (y el estrés aún menos). Lo primero es observar y saludar. Sonríe. Interésate por cómo están. Pregúntales. Sólo tienes un minuto, lo sé, pero no es necesario que ellos vivan el momento con semejante urgencia. Un secreto: si conectas bien al principio, te perdonarán que te pases del tiempo (en la inmensa mayoría de los casos).
  3.  Repite, repite y repite.- ¡Y espero que te suene! Lo reconozco: mi primer ‘pitch’ en aquella feria fue un auténtico desastre. No obstante, el 5º estuvo bastante bien. Y a partir del octavo tuve casi un 100% de efectividad. Y el secreto fue repetirlo, observar y volver a repetir. No hay más (pero tampoco menos). Al fin y al cabo, estamos hablando de un discurso de 1min (2 como mucho), y ensayarlo 8 veces no te llevará más de un cuarto de hora. Lo más importante cuando ensayes es recrear la situación de la forma más real posible.

¿Qué aún no sabes cómo ensayar? Pues estás en el blog adecuado, porque he escrito un ebook especialmente pensado para ti (y si: ¡es gratis!):

Solicitud Gratuita eBook

‘A más ver…’

Comment