Cuando empezó este blog, hace año y medio, no pensaba hablar de política. No porque pensara que no procede (procede, y mucho, en un blog sobre oratoria). Tampoco por miedo a la polémica, o similares. El motivo es otro muy distinto…

Mariano Rajoy, actual presidente del gobierno. Imagen: Wikipedia.
Mariano Rajoy, actual presidente del gobierno. Imagen: Wikipedia.

No me planteé hablar de política por una causa mucho más simple: no creo que podamos aprender mucho sobre oratoria fijándonos en nuestros políticos. Cierto que el suyo es un estilo particular, con necesidades particulares. No lo niego. Pero el nivel comunicativo o inspirador de nuestros políticos es lamentable. Es así de simple, y así de crudo. Con excepciones, por supuesto. Pero, seamos sinceros: si tuvieras que poner nota a la forma en que nuestros políticos se expresan ante un auditorio: ¿cuántos aprobarían?

La gravedad de la situación aumenta si pensamos que todos ellos tienen equipos de gente detrás que los asesora e incluso entrena para estos menesteres. ¿Lo hacen así de mal, incluso con equipos enteros de gente asesorándolos? Pues sí, querid@ amig@.

PERO…

Algo está pasando. Nuevos partidos han entrado en escena. Cada uno con su recorrido, pero con paso firme, han pasado a ser opciones reales. Decisivas, en estas Municipales y Autonómicas, y presumiblemente también en las próximas Generales. Nuevos actores, y varias conclusiones a partir de sus buenos resultados.

CONCLUSIÓN 1.- NUEVOS ARGUMENTOS

Las nuevas fuerzas políticas salen de los argumentos de siempre. Sobre todo del “Y tú más…”, tan de moda entre los partidos dominantes hasta el momento –y que tan poco aporta a un buen discurso-.

Los planteamientos nuevos y las nuevas ideas captan la atención. Y eso siempre ayuda en un discurso. No siempre han de ser ideas nuevas (también soy defensor del uso de los tópicos), pero sí te aconsejo que, si no lo son, busques nuevas formas de contarlas. Un brainstorming, los mapas mentales, o incluso las técnicas de improvisación pueden ayudarte en esa tarea.

CONCLUSIÓN 2.- MOTIVA, O CÁLLATE

Pedro Sánchez, actual jefe de la oposición. Imágen: Wikipedia.
Pedro Sánchez, actual jefe de la oposición. Imágen: Wikipedia.

Todos los discursos, cualquier discurso, en cualquier parte del mundo, tienen un componente motivacional. Queremos mover a nuestra audiencia en alguna dirección. Que se pongan en marcha en un sentido o en otro. Y eso es algo que, sin lugar a dudas, los nuevos actores de nuestro panorama político han hecho muy bien.

El discurso político tiene, como decía, sus particularidades. Y en él la motivación es fundamental. Pero no olvides que también lo es en la presentación de tu start-up. O en la presentación de tu plan estratégico; de tu próximo videojuego, o del plan de marketing que tanto te ha costado diseñar.

¿Una pista? Para emocionar a tu público, primero debes emocionarte tú mismo.

CONCLUSIÓN 3.- TRANSPARENCIA

Si hay algo que empieza a clamar al cielo es el nivel de corrupción política de nuestro país. Eso, sin duda, ha beneficiado a las nuevas fuerzas políticas por varias razones. Una de las fundamentales, desde mi punto de vista, es que aún no han tenido tiempo de corromperse. Veremos qué nos deparan en el futuro…

¿Afecta el nivel de corrupción política a tu próxima presentación? Posiblemente no, a no ser que te dediques a ello. No obstante, creo firmemente que una de las peores cosas que puedes hacer en tu discurso es manipular los datos o la realidad. Si alguna conclusión deberíamos aprender tod@s de esta situación es que la transparencia es fundamental; también en tu negocio, sea el que sea. Enmascarar, tergiversar, mentir o engañar es algo que deberíamos desterrar de nuestros discursos. Traten de lo que traten. Hablemos de lo que hablemos.

“A más ver…”

Comment