“Toda la maquinaria de marketing del mundo no serviría de nada si no hubiera un protagonista sólido y real, capaz de enfrentarse a todas las situaciones y asumir todo tipo de retos.”  Teresa Baró. Teresa Baró en "Para Todos la 2". Foto: teresabaró.com.

Son palabras del libro “La Gran Guía Del Lenguaje No Verbal”, que Teresa Baró dedica a uno de los oradores más influyentes de nuestro tiempo: Barak Obama. Teresa habla de él en un capítulo que dedica justamente a las presentaciones en público, y reconozco que la frase sigue resonando en mi cabeza desde el día en que la leí por primera vez. No sólo porque es una verdad como un templo, sino porque, desde mi punto de vista, refleja nítidamente la importancia que damos a las presentaciones... ¡Y la que realmente tienen!

 OTROS MEDIOS

A nadie le pasa por alto la necesidad de la comunicación en el s. XXI. Cualquier proyecto, empresa, producto o servicio necesita de la comunicación. Y cualquier profesional la necesita en el contexto actual de cambio permanente. Páginas web, presencia en redes sociales, las mil formas de publicidad asociadas, la publicidad “clásica”, los medios, la prensa y muchas otras seguro que te han venido a la cabeza. Y sí, son importantes. Fundamentales.

Aunque no lo es menos tu presentación en público.

 ATENCIÓN Y PRIORIDADES

Asumámoslo: es mucho más interesante, más llamativo, dedicarse a escribir un blog, o diseñar una web (aunque sea de forma rudimentaria) que preparar una presentación. Es mucho más atractivo hacer 20 reuniones con los diseñadores del proyecto que preparar los contenidos, memorizar o ensayar una ponencia. Parece mucho más productivo invertir tiempo y energías en otros asuntos. Y si hablamos de la publicidad clásica, o de presencia en los medios, la evidencia parece aún más clara.

Ahora bien, como nos recuerda Teresa: “todo eso no sirve de nada si no hay un protagonista sólido detrás”. Y tu solidez como protagonista se demuestra en tu presentación en público.

¿Esperarás a que se hunda el barco para aprender a nadar? Foto: Meral Akbulut.

 EL MOMENTO DE LA VERDAD

Eso, justamente, es tu presentación. El momento en que tus inversores, clientes o colegas van a evaluar tus capacidades. El momento en que van a creer en ti –y por extensión en tu marca, producto o servicio-, o no. El momento en que toda la credibilidad que ya has proyectado por otros medios ha de verse apoyada en tu credibilidad personal. En tu solidez, y convicción. En tu capacidad real de “enfrentarte a todas las situaciones y asumir todo tipo de retos”.

 Hacer una buena presentación en público es una herramienta imprescindible para cualquier profesional.

Puedes pensar que la presentación está lejos, que te ocuparás del problema más adelante… Pero no te lo aconsejo.

Si pospones tu preparación para hablar en público, llegarás tarde. ¿Te parecería buena idea esperar a que un barco se hunda para empezar a nadar? Tanto la natación como la comunicación en público necesitan una preparación previa. Y cuanto antes empieces, más experiencia vas a tener el día que de verdad lo necesites.

Por eso, te voy a dar uno de los mejores consejos que he leído en mi vida sobre cómo hablar en público:

PREPÁRATE, PREPÁRATE Y PREPÁRATE... (¡y hazlo en cuanto puedas!)

“A más ver…”

2 Comments