He hablado ya en alguna ocasión de los beneficios de aplicar la lógica en nuestras presentaciones. Organizar y jerarquizar los contenidos va a ser una gran ayuda para facilitar la comprensión de tu audiencia. Mejora la atención y la comprensión de tu audiencia. Foto:Horton web Design (www.hortongroup.com)

Hace unas semanas os hablé de la importancia de estructurar la presentación de la forma más lógica posible. Nos hace más creíbles, e incluso nos facilita el trabajo de memorizar. Pero no son sólo esos los beneficios de la lógica. Si nos ponemos en los zapatos de nuestra audiencia, incluso se multiplican:

MEJORANDO LA COMPRENSIÓN Y LA ATENCIÓN

Una estructura lógica facilitará el seguimiento. No hay cosa que más nos despiste que los saltos sin sentido en un discurso. Por supuesto, a no ser que el ponente vaya directamente en contra de su público, no tardamos en volvernos a situar. Pero ese pequeño tropiezo ya ha hecho mella en nuestra comprensión, y también en nuestra atención. Ese pequeño “¿De qué habla ahora?” es una de las peores cosas que pueden sucedernos en un escenario.

Es posible que creas que no debes explicar tanto las cosas. Que dar los contenidos de tu presentación demasiado digeridos será percibido como una falta de profesionalidad, o de conocimientos. No obstante, eso es falso. Hacer un esfuerzo por explicarte, hacer llegar los conceptos de forma sencilla es algo que tu audiencia siempre va a agradecer. Lo único que no va a perdonarte es el aburrimiento.

"Si no puedes explicarlo con sencillez, es que no lo has entendido lo suficiente"

Albert Einstein.

También mejora su atención. Muy relacionada con la anterior. Si siguen la lógica de tu argumentación, sin duda has captado (y estás disfrutando) de su atención. E incluso es posible que estén esperando el siguiente punto que vayas a tocar. ¿Cómo resolviste el problema planteado? ¿Cuál fue el siguiente paso en el proceso? ¿Cómo se explica tal o cual hecho? La secuencia lógica es un gran aliado para alimentar las expectativas del público. Que puedan prever algunos de los puntos de tu intervención los mantendrá enganchados, e incluso expectantes.

Toda presentación es un pequeño viaje. Foto: lbajorwppl (freeimages.com)

Estarán situados en todo momento. Si la estructura sigue una lógica clara, todo el mundo estará perfectamente situado en cada punto de tu intervención. Nadie se pierde, y todo el mundo sigue el hilo.

Un buen inicio para una intervención que use una estructura lógica es el EXORDIO: un breve resumen de los principales puntos de tu presentación. Es extraordinariamente efectivo por varios motivos. No sólo das una hoja de ruta: también te permite comenzar con un tono y una energía adecuados y es de una extraordinaria elegancia. Pues bien, puede ser una excelente idea recapitular de vez en cuando durante tu presentación. Hacer un breve resumen de dónde estamos y hacia dónde vamos (toda presentación es un pequeño viaje) puede ser un muy buen recurso en presentaciones de contenido denso, o que se alarguen más allá de la hora.

La forma como estructuras lo que dices, la sencillez o complejidad con que lo expones no hablan de quién eres profesionalmente: hablan de tus ganas de hacerte entender. De tus ganas de llegar a quien te escucha. De tus ganas, en definitiva, de comunicar.

“A más ver…”

Comment