La semana pasada os conté cómo sentamos las bases de los vídeos que recientemente he publicado en la plataforma Uncomo. Seguimos con la siguiente fase: la preparación de los contenidos. Ya tenía claras unas cuantas cosas fundamentales. Conocía a la audiencia, tenía claros los objetivos y sabía con qué medios contaba, pero aún faltaba mucho por hacer.  Si bien habíamos escogido los temas de cada vídeo para despertar al máximo el interés, faltaba trabajarlos a fondo. Cómo plantear cada uno de los temas para que ese interés no decayera. Cómo aportar contenido útil y, sobretodo, soluciones.

Creo que lo más importante en esta parte del proceso fue hacer un ejercicio muy simple, pero de muchísima ayuda: imaginarte que eres tu audiencia. Como ya os conté en el artículo de la semana pasada, el usuario (cualquier usuario) de la plataforma quizás vería todos los vídeos, quizás sólo unos pocos, quizás sólo uno. Eso me daba dos escenarios posibles para mi audiencia potencial: o bien una persona que buscara contenido concreto de cara a una presentación inminente, o bien una persona en el sofá de su casa, con una tablet en la mano, curioseando en internet. Debía trabajar con esas dos imágenes en la cabeza, y cumplir las expectativas de ambos: satisfacer la curiosidad del visitante casual, y también la necesidad del visitante con una necesidad inmediata.

LA EXPRESIÓN CORPORAL AL HABLAR EN PÚBLICO. Click en la imagen para accader al vídeo.

Teniendo en mente al visitante con una necesidad más imperiosa, y usando el esquema dramático clásico (introducción-nudo-desenlace), el resultado fue:

  • INTRODUCCIÓN.- Brevísima presentación personal y del método
  • NUDO.- Tres ideas simples y de rápida aplicación
  • DESENLACE.- También breve. Datos del blog, de contacto y despedida.

Para atender también al visitante casual, me centré más en el tono y en el soporte audiovisual. Habíamos tenido muy en cuenta la volátil atención del usuario de internet en la duración de los vídeos. Un tono distendido, aunque didáctico, y unos gráficos que puntualmente alteraran la monotonía del plano, harían que ese visitante casual pudiera verlos con gusto, e incluso quedarse con ganas de ver los siguientes.

Para acabar de ser sincero, y enseñaros las tripas de la preparación (que es de lo que se trata), confesaré que mi atención se centró fundamentalmente en el visitante con una necesidad imperiosa: es parte de mi compromiso con lo que hago ayudar a quien lo necesita, no entretener a quien pasa por allí.

Como en toda regla, también hubo excepciones a esa estructura. Los vídeos sobre el Pánico Escénico, y sobre el Modo Escenario tienen, deliberadamente, una estructura distinta. En esos dos temas el NUDO iba a ser distinto (el vídeo del Modo Escenario habla de un concepto, y el del Pánico Escénico de un planteamiento). No tenía sentido, desde ese punto de vista, intentar dar tres ideas sobre cómo trabajarlos.

 USO DE LOS VISUALES

 Teniendo ya clara la estructura y los contenidos de cada vídeo, sólo faltaba trabajar el contenido visual para tener listos todos los elementos. Y confesaré que tuve mis más y mis menos en este asunto.

Por un lado, los visuales que tenía previstos no aportaban una información distinta a lo que yo ya explicaba con palabras; por tanto, podemos pensar que no eran necesarios estrictamente hablando. No obstante, sí creo que es importante, como os contaba, ponerse en la piel de quien va a ver los vídeos; y para el espectador, ver a una misma persona en un mismo plano estático durante 4mins puede llegar a ser extraordinariamente aburrido. Desde ese punto de vista, pensé que sería de enorme utilidad romper la monotonía del plano estático que íbamos a usar. Alternar mi imagen en pantalla con la información gráfica tiene así una utilidad también formal (de forma). La información de los gráficos complementa la información que da el locutor. Suma, ayudando así a destacar lo más importante y a salir de la monotonía del plano estático.

Cuando se usa la información gráfica de esa manera, es muy importante asegurarse de que esa complementariedad sea perfecta. Para ello es necesario trabajar muy bien la estructura y la memorización. Dicho de otra forma, la información visual de estos vídeos estaba guionizada.

USO DE LA VOZ AL HABLAR EN PÚBLICO. Click en la imagen para ir al vídeo.

Todo eso vino, como digo, del ejercicio de ponerme en la piel de la audiencia, y de la conciencia de que estamos hiperestimulados visualmente hablando. Creo que es necesario tener en cuenta ese hecho en cualquier presentación. Y más aún si hablamos de un medio como internet en que la atención del espectador es tan huidiza.

En principio, esa información gráfica debía aparecer de una forma distinta a la que habéis podido ver en los vídeos. Una vez más, mi idea inicial era otra, pero supimos aprovechar las circunstancias a nuestro favor.

¿Quieres saber cómo lo hicimos?

Ése será el tema del próximo artículo.

“A más ver...

1 Comment