Como te contaba en el artículo anterior, en mi último rodaje tuve oportunidad de reflexionar sobre la relación entre el mundo del cine y las presentaciones. Veamos hoy cómo pueden beneficiarse tus visuales de la técnica cinematográfica. Una vez seleccionados y ordenados los contenidos, debemos pensar cómo servirlos. Y a la hora de hacerlo, es imprescindible que pensemos en el soporte audiovisual.

Steve Jobs utilizó los visuales de forma magistral en la presentación del primer IPhone. Fuente: YouTube.

 EL SOFTWARE TAMBIÉN HABLA

Exactamente igual que en el cine. Los diferentes tipos de plano y los movimientos de cámara han llegado a convertirse en una gramática. Conscientes de ello o no, sabemos que un fundido a negro marca el final de una secuencia (y posiblemente un paso de tiempo), y que un zoom-in a la cara del prota significa que ha descubierto algo de GRAN relevancia (muy bueno o muy malo, pero importante).

Pues bien, tu software también habla. Hay gran variedad de recursos posibles, y debes escoger el que mejor se adapte a tu presentación. Dos casos:

-presentación tecnológica

La casa domótica definitiva, por ejemplo. Si hablas sobre tecnología, estar a la última te va a dar credibilidad. En ese sentido, tanto un software de última generación como una utilización experta del mismo van a reforzarte a ti y a tu mensaje.

-presentación social

Supongamos que pides fondos para una ONG. En ese caso, es muy posible que no necesites tanta sofisticación. Unos datos claros y concisos, y algunas imágenes (o vídeos) sobre el problema que quieres resolver serán mucho más efectivos. Es más: evita cualquier software que pueda distraer a la audiencia de tus contenidos.

Al Pacino. Cartel de 'Looking for Richard'. Fuente: Wikipedia.

MENOS ES MÁS

Imagina una película. Al Pacino entra en su casa, va a su habitación y descubre a su mujer en la cama con su mejor amigo. La cámara se acerca a un primer plano suyo, y entendemos por su expresión que la sorpresa lo ha destrozado. Bien, por ahora. Fundido a negro.

Y ahora imagina lo mismo. E imagina que cuando la cámara se acerca al primer plano de nuestro querido Al, él exclama: “¡¡¡Dios mío, Elisabeth, verte en la cama con mi mejor amigo me ha destrozado!!!” No tan bien, ¿verdad? A no ser que la peli fuera una comedia, la frase sería totalmente innecesaria.

Pues algo muy, muy parecido pasa con los visuales de tu presentación. Si el proyector cuenta lo mismo que tú, y tú lo mismo que el proyector, uno de los dos sobra.

Debes aprovechar el software cuando hable mejor que tú.

Una gráfica puede aclarar unas cifras mucho mejor que nosotros. Una foto puede ser mucho más efectiva que 5 mins de discurso (ya sabemos lo de que “Una imagen vale más que mil palabras.”, ¿verdad?). Y un buen vídeo no digamos.

En estos casos, y en muchos otros, es más que aconsejable el uso de estos recursos. Tienen un sentido, y una función. Ahora bien, cuando los usamos por sistema, o como un guion, no sólo estamos quemando estos recursos, sino que también estamos saturando a la audiencia. Es lo que algunos autores llaman, con mucho acierto, la muerte por PowerPoint.

CALIDAD Y CLARIDAD

Es infinitamente mejor tener menos diapositivas que aporten más contenido, que incluir muchas que aporten poco (o ninguno). Así, cada diapo tendrá su valor, su sentido y su momento. Y puestos a tener pocas, ¡mejor que sean buenas!

No pongas 7 gráficas en una. Fuente: propia.

Más allá del tipo de software que utilices, y de los recursos del mismo que domines (transiciones, efectos, etc…) la información de cada slide debe ser clara y de calidad. Para ello:

-texto: no incluyas demasiado. En los visuales, prima la información visual. Es mejor una buena imagen, con un texto breve, y que seas tú mismo quien la explique.

-gráficos: tampoco entres en excesos. Meter 7 gráficas en una va a dificultar mucho que la gente entienda alguna cosa. Que cada gráfica explique una sola cosa. Y si has de usar 7… que sean 7.

-imágenes: las buenas fotos son una ayuda inestimable, pero no son fáciles de encontrar. Tendrás que dedicar tiempo a buscarlas. Toma como ejemplo las imágenes de publicidad: ¿Anunciamos un reloj? Pues una imagen del reloj en primer plano, y sin nada más de fondo. Te recomiendo: www.freeimages.com. Imágenes de calidad, algunas de pago y otras con el único requisito de informar del uso a los autores (Se buen ciberciudadano, y mándales un mensaje. Te costará menos de 1min.).

Y la semana que viene, la guía para hacer una presentación ¡de cine!

“A más ver…”

2 Comments